La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

noviembre 23, 2011

Casa vieja, vida nueva

Casi dos meses pasaron desde mi último post, y tal vez algunas de ustedes creyeron que me había dado por vencida en esto de ser bloguera; pero en esta ocasión, mi alejamiento tiene una explicación bastante comprensible: hace semanas mi familia y yo nos mudamos a una nueva casa, y quien ha pasado al menos una vez en la vida por la experiencia de una mudanza, sabe lo estresante que puede llegar a ser...

Creo haber contado en entradas anteriores que mi sueño más acariciado es construir una pequeña y confortable casa cerca del mar, para irnos a vivir definitivamente allí. Hace poco más de un año, cuando surgió la oportunidad de comprar un terreno en el balneario Aguas Dulces (Rocha), pensamos que en poco tiempo estaríamos viendo cumplido ese sueño; sin embargo, diversas dificultades económicas y burocráticas han determinado que la edificación todavía no haya podido siquiera comenzar. 

Eso nos puso en una difícil disyuntiva: el apartamento de dos ambientes en el que vivíamos se había transformado en una cárcel (con todo y rejas!) para mi inquieto retoño, que cuenta ya casi dos años; debíamos por consiguiente buscar una vivienda temporal con mayor amplitud, al menos mientras se concreta la construcción de la casa en la playa. Manejamos diversas alternativas, desde instalarnos en un pueblito a pocos kilómetros de mi ciudad natal, hasta cruzarnos a la zona oeste del país, que prácticamente no conocemos; pero el destino -para variar- tenía otros planes, y acabamos anclando en una vieja casona ubicada justo frente a nuestro anterior domicilio...

Se trata de una construcción antigua, aunque no tanto como las hermosas casas de estilo colonial que todavía se conservan en muchas zonas de Montevideo, si bien sigue básicamente el estilo de aquéllas: amplio zaguán que tras una puerta cancel se continúa en el recibidor y la sala de estar, y varias habitaciones -cinco dormitorios y dos baños- cuyas puertas se distribuyen a uno y otro lado de este corredor central, que desemboca en un gran fondo arbolado con parrillero. Si quieren conocerla de forma más gráfica, las invito este video casero que tomamos pocos días antes de mudarnos (las disculpas del caso si no es técnicamente perfecto, pero lo filmamos en un día lluvioso donde la luz no ayudaba, y con el agregado de un pequeñín entrometido correteando alrededor!)

video

A esta altura se estarán preguntando cómo dimos semejante salto, desde un minúsculo espacio atiborrado a semejante comodidad: bueno, la realidad es que no es TODA para nosotros, sino que forma parte de un proyecto llevado adelante por la Asociación Civil para la que trabajamos, destinado a brindar alojamiento a jóvenes del interior que se trasladen a continuar sus estudios en la capital, y cuya administración y supervisión se nos ha encomendado por los próximos dos años. De modo que en realidad, sólo nos corresponde el uso exclusivo del ala derecha de la casa (dos dormitorios con un baño) mientras que en el ala izquierda se ubicarán los dormitorios de los estudiantes, siendo el resto de las áreas de uso común. 

Sé que en opinión de muchos, la convivencia con tanta gente no es el tipo de vida ideal para una familia, y admito que cuando me hicieron la propuesta, también me surgieron algunas dudas al respecto. Pero luego -fiel a mi estilo-, decidí que si el Universo nos planteaba este reto, de seguro algo enriquecedor sacaríamos de la experiencia; por lo pronto, ya hemos ganado en espacio para desarrollar nuestras actividades (estudios, labores creativas y artísticas, esparcimiento), dormitorio independiente para nuestro hijito y un hermoso y seguro patio donde puede jugar a sus anchas... una mejora sustancial en CALIDAD DE VIDA, nada despreciable dadas las condiciones urbanísticas de hoy.

Pero además, debo confesarlo sin rodeos: desde la primera vez que entré en la casa, sentí que sus paredes me daban una cálida bienvenida, como si "ella" me hubiera estado esperando precisamente a mí para compartir este tramo del camino. Y con el correr de los días, recorriendo sus habitaciones aún semivacías, llegué a la conclusión -nada racional, por cierto- de que esta casa y yo tenemos mucho en común: aunque desgastada por el paso de los años y deslucida por unas cuantas cicatrices (dejadas por manos torpes y corazones insensibles que no supieron valorar su auténtica belleza), mantiene una estructura sólida y armoniosa que sólo necesita un poco de dedicación y amoroso cuidado para volver a sonreír... 

Por eso, al instalarme en este nuevo hogar, me he hecho dos propósitos esenciales. El primero es intentar devolverle poco a poco algo de su esencia oculta, a través de proyectos donde se pongan en práctica los principios que guían esta etapa de mi vida creativa: reutilizar, reciclar, dar una nueva oportunidad a los objetos en desuso y emplear materiales económicos para lograr soluciones decorativas sencillas y acogedoras. Empecé por lo que será mi habitación, donde alguien -en un imperdonable atentado al buen gusto- cubrió el hermoso suelo de madera con una gruesa y horrenda capa de látex verde que aún se resiste a salir totalmente a pesar de varias sesiones sucesivas de soda cáustica, removedor de pintura, thinner, espátula, lija y cepillo de acero... Inspirada por los maravillosos blogs que visito habitualmente -y que pueden encontrar a la derecha de esta página-, tengo en mente ir armando con el correr de las semanas un dormitorio muy shabby chic, con muebles antiguos pintados de blanco y tapicería en tonos neutros, con cierto toque suntuoso y romántico (aunque no tan FEMENINO que intimide a mi compañero!) Para que tengan una idea, les dejo algunas imágenes; si bien ninguna refleja exactamente lo que quiero, cada una de ellas contiene al menos un elemento que pienso utilizar en mi proyecto.

Fuente: luxury-idea.com
Fuente: www.select2gether.com
Fuente: www.alibaba.com
Fuente: supershopsite.com
Fuente: www.housetohome.co.uk

Y eso me lleva al segundo propósito que les mencionaba: decidí esforzarme por ser más asidua en las entradas a mi blog, para así ir contándoles el paso a paso de mis pequeños logros en materia decorativa. Desde ya, cualquier sugerencia que quieran hacer será bienvenida; es muy gratificante saber que a través de esta fantástica tecnología es posible compartir con tanta gente un pedacito de mis sueños...

Será hasta muy pronto, y gracias por la constancia.

2 comentarios:

Lady of the Woods dijo...

is this the house you are living in now? :D

Kassandra responde:

Yes, dear Lady, this is the house my family and I live in (at least until the end of 2013), but my "dream romantic bedroom" is still a work in progress... Hope I can finish it THIS year! LOL

Responder

Publicar un comentario en la entrada

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background