La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

noviembre 08, 2014

Cumpleaños agridulce


Hoy cumplo cuarenta y seis. 

Lo digo sin pudores, porque más allá de lo que indique la cédula de identidad -e incluso, en ocasiones, el espejo- me veo y me siento más hermosa, sabia y auténtica cada día. Hermosa, no ya gracias a los afeites de la cosmética (que lucra con el miedo irracional a la vejez de tantas mujeres) sino con esa clase de belleza atemporal que surge del interior, de conocernos y amarnos tal cual somos, que nos tiempla la voz y nos hace brillar la mirada sin necesidad de artilugios. Sabia, con el conocimiento adquirido a lo largo de muchos caminos transitados, a veces con un hada benévola como guía y otras -quizá la mayoría- aprendiendo "de la manera difícil". Y auténtica, porque intento parecerme cada vez más a mi Ser Esencial; porque cada año que pasa voy dejando atrás el lastre de tantos paradigmas que alguna vez pudieron definirme pero que hoy ya no forman parte de mí, y develando a esa otra mujer que vive dentro de mi propia piel, tan parecida y al mismo tiempo tan diferente; y poco a poco me concedo más permiso para mimarla, complacerla y aventurarme en su mundo, un mundo secreto de serenidad, belleza y armonía donde ella será siempre la Reina...

Por eso, hace años elegí empezar a celebrar mis cumpleaños en la tranquilidad del hogar, sin fiestas ni bullicio. Es que soy incapaz de meditar sin una mínima dosis de silencio y soledad; y mi modo personal de honrar cada nuevo año de vida es precisamente reflexionar con GRATITUD sobre las bendiciones que tan abundantemente se me brindan: mi hijito, mi pareja, mis padres, mis amigas viejas y nuevas, la salud, el hogar, los sueños que alguna vez postergué y que hoy rebrotan con el entusiasmo de la primavera.

Sin embargo, este ritual tan íntimo y removedor se ha visto este año empañado por un dejo de tristeza: es que hace un par de días -apenas había publicado mi último post- recibí una llamada de mamá, para decirme que mi amada perrita Sheila acababa de dejar este plano terrenal. Y aunque la razón me dice que el hecho de haberla tenido en mi vida durante tantos años es también un motivo para sentirme agradecida con el Universo, no puedo evitar que una lágrima rebelde se me escape ante el recuerdo de sus expresivos ojos castaños...

Encontré a Sheila la madrugada de Navidad, allá por el año 2000. Nunca supimos si alguien la había abandonado ex profeso o había huído de alguna casa, espantada por el estruendo de la pirotecnia. Pero desde el instante en que la puse en mis brazos por primera vez -un bultito negro tembloroso y gimoteante- supe que había nacido una conexión especial entre las dos, y que esa conexión se extendería por siempre.

Era la perra más dulce y mansa que jamás he conocido, contrariando la fama de agresividad extrema que les han endilgado a los de su raza. Siempre fue especialmente sensible al frío, por lo que los primeros tiempos dormía acurrucada contra mi pecho; y luego, cuando su desarrollo físico la fue transformando en una esbelta y vigorosa adulta, decidió que "su" lugar de descanso era junto a mi lado de la cama, lo suficientemente cerca como para que yo pudiera extender el brazo y hacerle una caricia de buenas noches, que ella reciprocaba frotando suavemente su húmedo hocico contra el dorso de mi mano...

Tuve varios animales de compañía por ese entonces, y a todos y cada uno los amé con el alma; pero únicamente ella y Naomi -una gata mística cuya historia contaré en otra ocasión- se habían asumido como exclusivamente "mías" (¿o debería decir que me habían "adoptado" como SUYA?) Sin embargo, en esos tiempos de aparente felicidad yo aún no calibraba la inmensidad del amor que estos ángeles de cuatro patas eran capaces de prodigar. 

Apenas años más tarde lo entendí realmente: fue cuando las circunstancias de la vida me llevaron a encontrarme completamente sola en una enorme casa vacía, con mi salud física y psicológica seriamente comprometidas. En ese entonces, cuando ni a mis propios padres les hablé abiertamente de mi estado y sólo alguna amiga incondicional se daba una vuelta para asegurarse de que hubiese sobrevivido un día más, Sheila asumió decididamente su papel de compañera, confidente y "ángel guardián" de mis noches insomnes; y cada vez que, presa del más hondo desasosiego, deambulé como un fantasma por las habitaciones oscuras, su estilizada figura caminaba mansamente un paso atrás, apenas levantando la cabeza ocasionalmente para mirarme, como diciéndome: "No estás sola. Pase lo que pase, yo estoy aquí, contigo". 

Fue también mi único consuelo cuando perdimos a Naomi, víctima de una fulminante enfermedad que se la llevó en apenas unas pocas semanas. Y tan inmenso era su amor que -aunque los escépticos le busquen explicaciones más racionales- de algún modo llegó incluso a somatizar mi anorexia, hasta el punto de quedar tan en los huesos como yo misma...

Después, la vida dio otro viraje brusco y me mudé a una casa mucho más pequeña, donde ya no había espacio para mi querida compañera. Fue entonces cuando la llevé a vivir con mis padres; contaba por esa época seis años de edad, y aún cuando se adaptó rápidamente a su nuevo hogar y pronto recuperó el estado físico ideal, siempre me dejó en claro que seguía considerándome su "mamá". La alegría que demostraba cada vez que me veía llegar era inmensa, tanto como su desazón al verme partir nuevamente; y cada vez que intentaba explicarle cuánto la amaba y lo difícil que me resultaba estar alejada de ella, sólo fijaba sus ojos aterciopelados en los míos y rozaba con su hocico húmedo el dorso de mi mano, como diciendo: "No te angusties, yo comprendo".

Los años pasaron demasiado rápido; me mudé a una ciudad diferente, tuve a mi hijito y cada vez mis visitas a la casa paterna se hicieron más esporádicas. Mientras tanto, Sheila se fue tornando mayor y empezaron a aparecer algunos signos de la edad: perdió paulatinamente la audición, y últimamente también casi por completo la vista; pero su olfato seguía intacto, y bastaba que percibiera en el aire mi olor personal para que le cambiara hasta la expresión, y viniera mansamente a buscar un mimo en mi regazo, como en los viejos tiempos cuando vivíamos juntas...

La última vez que estuve por allá, la encontré muy desmejorada. Ya casi no se levantaba, excepto para comer; el resto del día lo pasaba tomando largas siestas al sol, o acurrucada en su camita. No obstante, la noche que partíamos de regreso ocurrió algo extraordinario: cuando a las dos de la madrugada salí con mi hijo a la puerta para aguardar el taxi que nos conduciría a la terminal de ómnibus, me la encontré echada en un rincón del porche, como si de algún modo nos estuviera esperando. "¿Qué hacés, negrita?", le dije suavemente."¿Por qué no estás en tu cama calentita?" Ella levantó lentamente la cabeza y una vez más me miró con sus ojos inefables, ahora casi ciegos... y entonces entendí: había venido a despedirse, presintiendo tal vez que ya no volveríamos a vernos en este plano de existencia. Así que dejé el equipaje a un lado, me arrodillé junto a ella y la acaricié con ternura, repitiéndole que la amaría siempre y agradeciéndole por tantos años de amor incondicional; y me vine con esa tristeza en el Alma, por no haber podido quedarme a su lado durante el tiempo que le restara de vida...

Ahora ya no está más con nosotros. Mientras su cuerpo reposa en el jardín de mi madre, rodeado de rosas y de lirios, quiero creer que su alma pura y transparente anda correteando por el paraíso de los perros, y desde allí me hace un guiño con sus ojitos castaños... Para ella va pues, en este día tan especial, mi amoroso recuerdo y homenaje, en los versos de una vieja canción:
"Y si hacemos caso a la leyenda,
entonces tendremos que pensar
que en la tierra hay una perra menos
y en el cielo, una estrella más..."
(MECANO)

25 comentarios:

Deba Debahuti dijo...

Que bonito y amoroso relato amiga¡¡¡¡ es dificil cuando nos deja alguien querido que nos aompaño por años con amor y dedicacion¡¡¡ y si ademas es alguien con esa pureza y total desinteres como son nuestros amisos de compañia las mascotas pues mas, animo que como dice la cancion desde el cielo su estrella te guia¡¡¡ muchisimas felicidades amiga¡¡¡¡ besos

Responder
Isabel para ALROMASAR dijo...

¡¡Que bonito homenaje a tu Sheila, querida Kassandra!!. Has conseguido emocionarme con este post pues he pasado por ese trance en varias ocasiones. Te deseo un feliz cumpleaños lleno de serenidad y amor.
Besitos

Responder
arish dijo...

Bonita y emotiva historia ............ respeto la tristeza que tienes por la pérdida, pero te deseo un FELIZ CUMPLEAÑOS.
BESICOS.

Responder
Decosur66 dijo...

Kassandra! Lo primero un recuerdo para tu querida Sheila!
Seguro que ahora descansa en en cielo de los animales,te lo
Dice alguien que perdió a su querido Duc de 15 años,un fiel labrador,el año pasado.
Seguro que ellos fueron felices a nuestro lado.
Y ahora felicidades por esos años cumplidos con esa plenitud que nos llega pasados los cuarenta,cuando tenemos esa belleza serena y esa seguridad de transitar por la vida con la experiencia adquirida.
Nosotras tenemos dos más que tu pero nos sentimos igual.
Y en el fondo muchas veces seguimos siendo niñas!
Muchos besos de las dos

Responder
Luna dijo...

Un tierno recuerdo a tu Sheila querida que ahora conjuga su alma con la tuya desde otro plano!!
Siento mucho tu tristeza Kass, qué amargo es este trago!!

Me emocionaste mucho, mi Moon también me dejó aunque a veces creo sentirlo a mi lado.....Puede que sea sugestión, no lo sé, pero prefiero pensar que una parte de él se quedó aquí conmigo para seguir compartiendo el amor que nos profesamos.

Quédate con todos los lindos recuerdos que tienes de ella, son muchos y preciosos, y procura disfrutar de tu cumple, da igual los años que sean, tu lozanía aparte de reflejarse en tu físico la llevas en el alma, amiga!!

Un montonazo de mimitos para ti !!

Responder
Love dijo...

Mi querida Kassandra siento mucho la pérdida de Sheila,este año perdí en poco mas de dos mese a dos perros y te dejan un vacio enorme en tu corazón,más si han sido tan amigos y fieles con nosotros.Es como si te entendieran mejor que uno mismo...
Seguro que se ha reunido junto con sus otros amigotes en el cielo y hoy está soplando una velita en tu honor,por tu cumple!!! A pesar de todo te mando un fuertisimo abrazo y una felicitación de cumpleaños... Disfrutalo en compañia de tus seres queridos ,sheila tb estará ahi !!
Besos

Responder
Maite Echevarria dijo...

Hola,feliz cumpleaños y un recuerdo cariñoso para tu perrita Sheila,estará en el arco iris con muchos de mis peludos,yo tengo muchos peluditos recogidos de las protectoras y de la calle y ya he pasado por lo mismo que tu muuuchas veces, cuando se van me duele el alma pero me queda el consuelo, de haberles dado una vida feliz ,igual que ellos a mi, Animo y un abrazo
maitedecopart.blogspot.com.es

Responder
Lilian Lopez dijo...

Primero quiero desearte un muy feliz y tranquilo cumple, estás en una edad maravillosa donde la experiencia nos hace ver las cosas desde otra perspectiva y a la vez mirando hacia adelante con planes y esperanzas, y lamento lo de tu perrita, son momentos inevitables, pero lo bueno es que pudiste rescatarla, amarla y disfrutarla.Que tengas un excelente fin de semana! besos. Lilián.-

Responder
Cristina dijo...

Querida Kassandra, la emoción con que quería felicitar tu cumpleaños se ha visto mermada con la pérdida de Sheila. Yo también he pasado en más de una ocasión por la pérdida de un ser tan querido, pero hay que pensar en lo feliz que fue a tu lado, y la suerte que tuvo de encontrarte ( por supuesto, igual que la bendición que fue para tí tener alguien tan especial ).
Espero que a pesar de esta tristeza, hayas pasado un agradable cumpleaños, y ahora a seguir sumando hermosura y sabiduría, y que nosotras lo sigamos viendo!!
Un beso muy fuerte!

Responder
pinceladas de rosas dijo...

Que bueno y emocionante ratitto he tenido leyendote y a la vez compartiendo tus hermosas y sentimentales letras!!!
Ainsss creo que la vida es una continua renovación!
Lola

Responder
Rosina-reciclA dijo...

Sin palabras......Sheyla debe andar correteando con Hober y Harry (mis gatos que se fueron de joda y seguro con Naomi)
Feliz cumpleaños.

Responder
Angélica D dijo...

Hola Kaaasandra querida !! Primero que nada que te entiendo muy bien por la pérdida de Sheyla .. No es nada fácil separarse de un ser tan fiel y cercano a uno ..
Y segundo saludarte por ti cumpleaños .. Si estas muy joven tenemos la misma edad ja ja

Responder
retroyconencanto dijo...

Kassandra. qué relato tan conmovedor.... Hoy una de nosotras está de capa caída y ha ido a caer en tu blog. Esa lágrima que derramas está siendo compartido en estos momentos. Y es que el Amor en mayúsculas puede venir de cualquier ser, y Sheyla (como Noemi) te dieron sin pedir nada a cambio, algo que las personas aún tenemos que aprender a hacer. Esperamos que la nostalgia no haga mella negativa en tí. Recuerda los buenos momentos y, como dices,da gracias por haberla tenido estos años. Muchísimas gracias por tu cumpleaños. Has decidido, como nosotras mismas intentamos, celebrarlo en la intimidad, sumando en sabiduría y belleza, cualidades que ya tienes en cantidades inmensas.

Besos enormes de las dos en este día especial

J&Y

Responder
Glory Vila dijo...

Te mando un beso de apoyo por la pérdida de tu perrita y 46 besos para felicitarte por tu cumpleaños.

Responder
SUSANA dijo...

Hola Kassandra ,comprendo perfectamente tu ánimo. Es un momento muy triste la partida de éstos hermanitos de cuatro patas ,tan fieles ,compañeros incondicionales que nos dejan un vacío muy grande cuando se van ,lamento mucho lo de Sheyla.
Ya sabía yo que teniamos mucho en comun cuando leía tu blog ! cumplimos años el mismo día ! un beso grande.

Responder
Lucia Sapena dijo...

Que penita!! Ya entiendo y me imagino el día de cumpleaños que habrás pasado...que dolor perder una amiga tan fiel
Animo y felicidades
Un beso

Responder
Mer. dijo...

Cerca de este lugar reposan
los restos de quien poseyó
belleza sin vanidad,
fuerza sin insolencia,
valentía sin ferocidad,
y todas las virtudes del hombre sin sus vicios.
Este elogio sería un halago sin sentido
si fuera grabado sobre cenizas humanas.
Pero es un justo tributo a la memoria de un perro

Responder
Lídia Montiel dijo...

Querida Kassandra, aunque no te lo creas te comprendo perfectamente. Yo hace años me encontré una perrita dentro de una caja de zapatos al lado de un contenedor de basura con la placenta pegada, sobrevició y vivió quice años a mi lado, igual que un pastor alsaciano que me dieron al poco tiempo. Y sé lo que es estar sola, estar mal, y que ellos te hagan compañía y te hagan seguir adelante. No se puede evitar el duelo, pero si, en el cielo hay una estrella más, no lo dudes, y así cuando mires hacía arriba siempre estará contigo.
Te mando un fuerte abrazo.

Responder
rosy dijo...

es una pena la perdida de tu perrita , pero ella seguro que siempre estará contigo , con todo el cariño que le has demostrado..... felicidades Kassandra , auque sea para ti un cumpleaños agridulce....... mil besoss

Responder
JULIA dijo...

Kasandra siento lo de tu perrita, pero seguro que cuando mires al cielo sabrás que estrella es...y te hará un guiño desde la distancia para recordarte que estará acompañándote siempre...
Felicidades por tus 46, y sobre todo por sentirte bien contigo e intentar vivir una vida más plena...la edad nos da serenidad, y alguna que otra arruguita más, señal de que hemos sonreído mucho...
Un abrazo

Responder
Pilar Bazan dijo...

Querida Kassandra siento mucho que haya llegado el momento de partir de tu amada Sheila y sé que es muy doloroso, nuestro animalitos son extraordinarios e irreemplazables, tu historia es muy hermosa llena de sentimientos, mi deseo es que encuentres consuelo sabiendo que desde el cielo Sheila quiere que estés feliz y desea tu bienestar. Celebro el día de tu nacimiento porque eres una persona especial que tiene mucho para dar y mucho que decir a todas nosotras y al mundo entero a través de tu bello blog, recibe un abrazo y un beso a la distancia con mucho cariño, Pilar

Responder
Mamy a la obra dijo...

K...habia escrito un mensaje pero no se si se borro o si los moderas, no e acuerdo...de cualquier modo, te digo que te mandaba un beso enorme y un abrazo muy apretado y que supieras que a nuestro modo, este mundo blogger siempre va a estar ahi para vos!!!!

Responder
Alicia de los santos dijo...

Hola Kassandra, yo un poco tarde con los comentarios, he estado un poco alejada de la web, quería decirte que las mascotas que tenemos suelen ser nuestros primeros amigos de la infancia, y sinceramente los mejores. Jamás se olvida una mascota, seamos niños o grandes. Qué lástima lo q le pasó a la tuya, pero es así. Saludos Ali.

Responder
Sonia Garrido dijo...

Felicidades por esos cuarenta y seis años sin pudores, y lo siento mucho por lo de tu perrita, son grandes compañeros que nos aportan mucho con su presencia y cariño. Ella seguro que querría verte feliz, y sobretodo que estés satisfecha por haberle querido y cuidado tanto como lo has hecho. Es un momento muy triste pero que desafortunadamente llega...Mucho ánimo y un besazo.

Responder
Ewelina dijo...

Hola amiga! Me quedo llorando en sofa despues de leer tu entrada....Creo que no hay mejor amigo que un perro y es grande pena que viven mas corto que nosotros, lo siento mucho por tu perrita. Siempre digo que perro es un unico ser que ama a nosotros mas que a su mismo. Por otra parte felicidades por tu cumple! Eres hermosa mujer por dentro y por fuera, te deseo mucho exito en cada parte de tu vida. Besitos!

Responder

Publicar un comentario

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background