La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

mayo 20, 2014

Fase 9: capricho decadente

El decadentismo fue un estilo artístico y literario de fines del siglo XIX, que reflejó su rebelión contra la moral tradicional y el naturalismo a través del refinamiento exagerado [remarco lo de EXAGERADO, porque viene al caso] y la evasión de la realidad. Según Wikipedia, "el decadentismo arremete contra la moral y las costumbres burguesas, pretende la evasión de la realidad cotidiana, exalta el heroísmo individual y desdichado y explora las regiones más extremas de la sensibilidad y del inconsciente. [...] La máxima expresión del decadentismo lo constituye la novela "A rebours" (A contrapelo), escrita en 1884 por el francés Joris Karl Huysmans, quien es considerado uno de los escritores más rebeldes y significativos del fin de siglo. La novela narra el estilo de vida exquisito del duque Jean Floressas des Esseintes, que se encierra en una casa de provincias para satisfacer el propósito de sustituir la realidad por el sueño de la realidad."

Modernamente, una de las acepciones de la palabra "decadente" es "arte que persigue una estética con gustos pasados de moda y excesivamente refinados"; y por extensión, se aplica asimismo a todo aquel "que admira o imita el estilo de una época pasada". Y aquí llegamos a un interesante punto de discusión: ¿cuán decadente hay que ser para ser un "auténtico" decadente? 

En mi caso, a esta altura es bien conocido que tengo un Alma gitana, la cual a menudo se pierde en ensoñaciones de otros tiempos (como la Edad Media, la era victoriana o la época de los pioneros norteamericanos) y se transporta a sitios tan lejanos y sugerentes como la Provenza francesa, la campiña irlandesa o la embrujadora Andalucía. Pero tampoco es novedad mi afición por colocar en mi entorno hogareño sutiles reminiscencias de esos viajes del Alma, a través de acentos decorativos que de algún modo me recuerden esos tiempos y lugares mágicos con los que sueño... 

Por eso hoy vengo a mostrarles mi último capricho, que para muchos será también el summum de lo decadente: caireles... ¡en la cocina!


Todo comenzó con una vieja lámpara de madera de estilo colonial que compré por monedas en una feria vecinal. No tenía la tulipa (fanal o pantalla de vidrio, para las que no conozcan el término) y el cableado estaba viejo y defectuoso, sin mencionar el óxido en las cadenas y herrajes. Después de limpiarla un poco, se veía más o menos así:


Casi de inmediato empezó un tira y afloja con "la otra mitad del equipo", acerca del destino que debía dársele a la adquisición: el caballero opinaba que había que restaurarla lo más parecido posible a su apariencia original y colocarla en el living-comedor, mientras que una servidora se inclinaba por darle un aspecto algo más... hum, ¿cómo diré? ¡blanco, por supuesto! y afincarla en un lugar sin tanta exposición social (no voy a mentir: para el living ya tenía destinada una bella araña de bronce de cinco luces... pero esa historia la conocerán a futuro). La cosa es que como no logramos ponernos de acuerdo, la pobre lámpara fue quedando en suspenso; luego vino la mudanza, ¿y adónde creen ustedes que fue a parar la desdichada? Sí, acertaron: a una caja en el garage, junto con todos los demás cachivaches desahuciados que esperan una resurrección milagrosa ;)

La verdad, con el paso de las semanas las dos partes en pugna nos olvidamos por completo de su existencia. Hasta que hace cosa de un mes, revolviendo en el atestado depósito de mi padre (¡no necesito aclarar de dónde heredé mis genes "diogeneros"!), encontré un tubo de farol que me llamó la atención; y aunque tenía la boca demasiado grande para los faroles que tengo en vías de recuperación, algo me dijo que no lo descartara sin más... ¿Por qué no mejor probárselo a aquella vieja lámpara, a ver si le calza? No es del estilo que se supone deben llevar, pero quizá le otorgue la apariencia de un antiguo quinqué...


Esta vez no tengo fotos del paso a paso, pero la fórmula es sencilla: desarmé toda la lámpara, separando las partes de hierro de las de madera. A las primeras les apliqué esmalte en spray blanco satinado; a las segundas, dos manos de chalk paint casera (ver receta aquí), lija para desgastar y dos manos de cera incolora. Un cableado completamente nuevo (quién tuviera, como Marcela de Colorín Colorado, un Martín que solucionara estos entuertos! pero a falta de electricista condescendiente, hay mujer con habilidad para armar rompecabezas...) 

Después vino la parte divertida: el embellishment. Al tubo de vidrio le coloqué galón de pasamanería en los bordes superior e inferior...


...mientras que al portalámparas -que era común y corriente- lo "disfracé" de vela con unas gotas de silicona caliente y pintura en spray blanca (siguiendo el procedimiento explicado aquí).



Finalmente, con el taladro y una mecha bien fina hice unos agujeritos en el soporte de hierro, y allí fui hilvanando caireles a gusto y placer, hasta que adquirió el brillo rutilante que yo había visualizado previamente en mi imaginación...


Sólo restaba solicitar la colaboración de "la otra mitad del equipo" para colgarla en su sitio definitivo -digamos que se trataba de una cuestión de altura: no había en casa una escalera lo suficientemente larga para que una servidora llegara cómodamente hasta el techo! :)-. [Nobleza obliga: el aludido aceptó la derrota como un gentleman, y admitió que el nuevo aspecto de la lámpara combinaba muy bien con el resto de la decoración... Eso sí, dado su pánico visceral a la electricidad, no hubo más remedio que bajar la llave general y dejar la casa entera sin luz mientras realizaba el trabajito!]

 

¿Cómo describirían ustedes este renovado look de la ex lámpara colonial? Definitivamente no es retro ni vintage, y dudo mucho que alguien osara catalogarlo como shabby chic... Si yo tuviera que definirlo, sólo se me viene a la cabeza un adjetivo en inglés: whimsical (siempre he admirado la capacidad de la lengua inglesa para resumir en una sola palabra -generalmente corta, encima- cosas que en español nos llevan frases enteras...) "Whimsical" significa algo así como caprichoso, extravagante, antojadizo, arbitrario, inusual, fantástico; y creo que todas esas cualidades le caben a mi nueva lámpara... además, claro, de ser intencionada y deliciosamente DECADENTE!

¿Quién sabe? A lo mejor, como el personaje de Huysmans, una parte de mi subconsciente ansía secretamente sustituir la realidad por "el sueño de la realidad." Pero mientras el ensueño siga alimentando la creatividad cotidiana... ¡vamos, que me quiten lo bailado!

16 comentarios:

Angélica D dijo...

Mira de nombre de estilos yo no se nada de nada pero esa lámpara de decadente no tiene nada , yo la describiría entre caprichosa y fantástica ,,, como me reí con todo tu cuento porque yo tampoco tengo un señor esposo que me ayude ni a colocar un clavo pero donde falta marido no nos falta ingenió,,, te felicito por ese gran trabajo ,, sobretodo me ha sorprendido el efecto vela que le hiciste con la silicona

Responder
Glory Vila dijo...

Pues yo definiría la lámpara como preciosa y nada más. Es impresionante el cambio que le has dado y es una genialidad el tuneo del portalámparas con silicona caliente. Una entrada de lo más interesante, me ha gustado mucho. Besos.

Responder
M. Angeles Fernandez dijo...

Felicidades , menudo ingenio para reconstruir algo y encima te quedo preciosa.
Besos

Responder
Luna dijo...

Pero qué maravilla de trabajo has hecho con esta lámpara Kassandra!!
Si la palabra Whimsical es capaz de otorgarle todos esos adjetivos, desde luego, le viene fenomenal y hasta corta se quedaría porque es preciosíiisima, qué ideas las tuyas, cuánto ingenio volando por tu casa, las lagrimitas quedaron divinas, todos esos caireles decorando a la perfección, el fanal que le otorgó perfecto abrigo a la bombilla, el color con que la iluminaste, ummm......
Es toda una belleza amiga, y si esto es decadente, que viva la decadenciaaaa!!
Te felicito, un trabajo exquisito y tu relato, magnífico!!
Besitossss!!

Responder
Lídia Montiel dijo...

jajajjajajaja yo creo que es el más puro estilo Kassandra, te ha quedado genial, lo que me gusta de las manualidades es que empiezas con una idea, y luego la vas cambiando con lo que se te ocurre o tienes a mano.
Buen trabajo. Un beso y feliz miércoles!!!!!

Responder
El Taller de la Artes Ana dijo...

Pero que maravilla de lámpara Kassandra!!! Me encanta como te ha quedado, me alegro que ganara tu idea de pintarla de blanco porque el resultado ha sido espectacular. Queda genial allá donde la has colocado y debes estar muy orgullosa de como luce.
Besos

Responder
Isabel para ALROMASAR dijo...

Me encanta el término whimsical y creo que es exactamente eso: un capricho surgido de una mente prodigiosamente creativa como la tuya, Kassandra. Es una transformacion espectacular y ni te imaginas lo que he disfrutado leyendo el relato.
Besitos

Responder
CyN dijo...

Original y refrescante, enhorabuena.

Responder
Alicia de los santos dijo...

La lámpara está hermosamente DECADENTE, ja ja. No hay mejor definición que la que acabas de dar. Me sumo a la decadencia, a las maderas viejas y rotas, de pinturas gastadas, de óxidos, de piedras antiguas. VIVA LA DECADENCIA. Saludos de Lavalleja.

Responder
Deba Debahuti dijo...

Ayyy amiga como he disfrutado tu relato y el trabajo bien hecho¡¡¡ menos mal que ganaste la batalla jajaja¡¡¡ porque esa lampara te quedo de maravilla¡¡¡¡ es toda ingenio y creatividad¡¡¡¡ y si es un poquito decadente... mejor que mejor porque tu como yo... me parece nos gusta mucho ese estilo de otros tiempos.... y arastramos esencias de vidas pasadas... jeje esos caireles que le pusiste me encantaron¡¡¡ yo tengo la de mi dormitorio restaurada tambien y la laque en negro brillante y tambien le puse caireles y platillos de cristal, y en la cocina tengo dos antiguas tipo araña pero sin caireles en crema y patina dorada¡¡¡ Kassanrda tenemos muchas cosas en comun¡¡ besos

Responder
Lucia Sapena dijo...

Guauuu Kasandra¡¡¡ me chifla cómo te ha quedado¡¡ qué bien la visualizaste....si la ve el que la vendia se quedaría pasmado....tu media naranja ha tenido que claudicar y darte la razón jaja tú ya le augurabas un buen final.
Me ha encantado
Un besito

Responder
Love dijo...

No sé qué estilo de lámpara es pero te digo que le has sacado el máximo partido y además te quedó genial ahi colgada.... Y bien decorada con esas lágrimas de cristal.
Esa historia de una lámpara araña me es familiar....tengo una a medio terminar....estoy liada con el cableado...(8brazos...un lio). Ya nos contarás la tuya....
Besitos

Responder
Pilar Bazan dijo...

Lindísima lámpara Kassandra, adoro las lámparas como esa,que lagrimón tan largo super bonito, bello trabajo, besitos

Responder
elena dijo...

Creo qué le faltan adjetivos,preciosa,original,única,personal...
Me he quedado asombrada con tu ingenio y tu talento para la transformación,aunque ya debería estar acostumbrada jeje,porque desde quéte sigo no hay una sola entrada tuya qué me haya dejado indiferente!!
Besitos!!

Responder
rosy dijo...

preciosa kassandra , no parece la misma con esas lagrimitas , ayyy que linda , y el color que le has dado , me encanta , te quedo genial , como me gustan las cositas que haces ....... besossss

Responder
Carla Maria dijo...

Olá Kassandra,
Me identifico com você quanto ao romantismo...e muitas vezes acho que já estive em algum momento em lugares parecidos aos seus, eu acredito que deva ser esse meu exagerado espirito romântico.Mais uma vez foi um prazer ler seu texto e imaginar o quanto tudo pode ser mais simples.
Parabéns pelo trabalho maravilhoso de extremo bom gosto, estou louca para ver como está sua cozinha imaginando que faltam poucos detalhes para que você termine sua French cousine.Que lindo trabalho de transformação,parabéns.
Beijos
Carla

Responder

Publicar un comentario

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background