La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

marzo 14, 2014

Y este mes le toca a... ¡la cocina!


Parece mentira: el sábado pasado hizo un año que nos mudamos a esta nueva casa (y si alguien duda de cuánto me cuesta adaptarme a los cambios, que se siente a esperar a que deje de llamarla "nueva"!). Recuerdo que apenas nos instalamos, empecé a pergeñar mis típicos castillos en el aire: en mi dormitorio voy a hacer tal cosa, en el living tal otra, la cocina la quiero así, el cuarto del nene de esta otra forma... pero mi marido, que a esta altura sabe de sobra que mis manos NUNCA siguen el ritmo de mi cabeza, intentó ponerle coto a tantas fantasías: "Te doy seis meses de plazo para que hagas todos los experimentos decorativos que quieras en esta casa", me dijo; "después, sólo nos dedicaremos a DISFRUTARLA". Para ser justa, debo reconocer que él cumplió su parte del trato, pintando cada una de las habitaciones con los colores que le sugerí (incluso el violeta alfazema del dormitorio, aunque bajo protesta por parecerle bastante "afeminado", en sus propias palabras). No obstante, cuando llegó mi turno de trabajar en los detalles decorativos, empezaron las excusas y la consabida procrastinación...

Sin pretender pecar de autoindulgente, debo admitir que los primeros tiempos fueron bastante más complejos de lo que habíamos planeado cuando nos embarcamos en la aventura: proyectos laborales que no cuajaron y que nos forzaron a sobrevivir con un presupuesto más ajustado que nunca; un niño que crece y demanda día a día más atención (¿quién dijo que eso del homeschooling era sencillo?); algunos quebrantos de salud menores y cuestionamientos emocionales no tan menores, más un invierno largo, gris y gélido que me tomó desprevenida y se cobró mis últimos restos de energía, llevaron a que mi siguiente cumpleaños -exactamente ocho meses más tarde- me encontrara con la casa casi en su estado original, y la mayoría de mis delirios creativos todavía guardados en cajas de cartón.
 
Sin embargo, cercanas ya las fiestas navideñas, poco a poco fui saliendo del letargo y comprendiendo que no era necesario que la casa completa luciera "de revista" (fantasía nacida de seguir blogs que exhiben decoraciones deslumbrantes, perfectas e inmaculadas, pero que resulta muy difícil de instrumentar en la realidad con perro, gato y cachorro humano dando vueltas por la casa el día entero!), sino que a veces basta con unos pocos detalles simples y económicos para darle a determinado ambiente ese toque de belleza que mi Alma añora, sin inmolarme en el altar del estilismo ni sacrificar la comodidad de la familia. Por eso mi ambientación navideña, aunque extremadamente frugal, lució ese aire cálido y etéreo que me hizo sentir tan orgullosa...

Después, las bucólicas vacaciones junto al océano me brindaron el tan esperado "desenchufe", la oportunidad de recargar las pilas con la serena energía de la naturaleza (en realidad técnicamente el veraneo NO ha terminado aún para nosotros, ya que cada vez que el clima lo permite, nos escapamos un par de días más hasta nuestro ranchito en la costa para sacarle el último jugo al calor estival!) Pero cuando arrancó marzo, de pronto sentí que era el momento de empezar a ponerle GANAS a mi casa para transformarla en un auténtico hogar; siguiendo a Rachel Ashwell -la musa inspiradora de millones de románticas alrededor del mundo-, comprendí que el presupuesto exiguo, lejos de ser un impedimento, constituye un verdadero desafío a nuestras habilidades, ya que no existe mayor satisfacción que crear auténtica belleza "con lo que tenemos a la mano". Así, mientras mi marido prepara los canteros y siembra los almácigos para nuestra próspera huerta orgánica, yo he dedicado estos días a hacer inventario de los tesoros que yacían olvidados en el garage, a mirar con atención en las volquetas y en la basura de los vecinos a ver qué podía rescatar, a desempolvar pinceles y rodillos y también -¿por qué no?- a ensayar con algunas herramientas que hasta ahora había considerado de exclusivo dominio masculino, pero que de pronto se me revelan como unas asistentes muy eficaces a la hora de poner en práctica mis ideas...

La cocina fue el primer destino elegido: quizá porque ha sido la más olvidada durante el pasado año, quizá porque para empezar necesitaba un ambiente donde cualquier mínimo detalle luzca y enriquezca el conjunto (dentro de algún tiempo seguramente me animaré con las fundas de sillones o la tapicería del dormitorio, tareas que a priori parecen bastante más abrumadoras). De hecho, he estado trabajando en algunas pequeñas innovaciones que les iré descubriendo poco a poco durante el resto del mes; por ahora, me limitaré a compartir unas imágenes que (via Pinterest) me han ido sirviendo de inspiración:

Fuente
Fuente
Fuente
Fuente

No, desde luego no pretendo que TODA mi cocina se vea como alguna de estas (tal vez en la próxima vida!); pero he ido tomando un detalle aquí y otro allá, para componer mi propio collage de ideas, y me pareció interesante compartirlo con ustedes a modo de introducción. Ah, y antes de terminar por hoy, les recuerdo cómo era mi cocina ANTES, o sea, el lienzo en blanco sobre el que estoy desplegando mi talento "artístico"...

 

No muy glamorosa, ¿o sí? Pues ya verán la diferencia cuando acabe con ella... Ahora tengo que despedirme: el taller me espera. Les deseo a todas un lindo fin de semana, el lunes probablemente vuelvan a tener noticias desde este rinconcito del mundo. ¡Hasta entonces!

3 comentarios:

Lady of the Woods dijo...

ahh Ka, your inspirations, are soo soo beautiful, and the perfect kitchen for me too! small enough, charming, quaint, practical, pretty and cozy! can't wait to see yours.

Kassandra responde:

Well, I´m working hard on it (s-l-o-w-l-y as usual, but I am!!!) and only after posting I realized that all the images I chose from Pinterest have to do with French Country Cottage kitchens... (yeah, there it is that "frenchie thing" again LOL). Anyway thanks for your constant support, you have no idea how much it means to me!
Blessings,
K.

Responder
Glory Vila dijo...

Estoy deseando ver el cambio de tu cocina. Besos.

Responder

Publicar un comentario

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background