La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

enero 28, 2013

Amélie


¡Hola! Mi nombre es Amelia, y he sido invitada gentilmente por Kassandra para contar mi historia en su blog. Aunque por coquetería no voy a confesar la edad, si sigues leyendo pronto podrás adivinar que ya no soy una jovencita... Mis primeros recuerdos me ubican en un pueblito del interior donde trabajaba al servicio de una costurera artesanal, una de aquellas modistas "de antes" que se quemaban las pestañas desde el alba hasta bien entrada la noche sobre la máquina de coser, y de cuyas manos prodigiosas emergían prendas de factura impecable, cuidadas hasta en los más mínimos detalles -verdaderas obras de arte, si se me permite la licencia-. 


La vida era bastante sencilla en ese entonces; si bien en Europa había colegas que triunfaban luciendo colecciones exclusivas de los diseñadores más reconocidos, la mayoría de nosotras ni se enteraba porque no había televisión por cable ni Internet, como ahora. En realidad, las humildes ayudantes como yo llevábamos sencillos uniformes de lino gris o crudo, y apenas una o dos veces en la vida (cuando alguna clienta pudiente pasaba por el taller a hacer un encargo especial) nos atrevíamos a soñar con esos vestidos elegantes que salían en los figurines y que íbamos viendo día tras día tomar forma sobre nosotras...

Fuente
Fuente

El tiempo fue pasando -décadas, para ser honesta- y mi atuendo empezó a desgastarse con el uso constante; entonces esta buena señora, agradecida por tantos años de fiel compañía, me obsequió con un modesto traje estampado que me permitió continuar prestando servicios un tiempo más. Llegó el día en que la dama decidió jubilarse y me invitó a hacer lo propio; al principio acepté, y me retiré del bullicio del taller a la tranquilidad de un viejo galpón con vista al campo, desde donde veía pasar apaciblemente los días...


Sin embargo, al cabo de unos meses me aburrí de esa vida sedentaria y comprendí que, a pesar de mis años, aún tenía mucho para dar. Pero, ¿cómo generarme la oportunidad de volver a ser útil como en las épocas de juventud? Decidí que las nuevas tecnologías podían ayudarme, y publiqué un aviso en un conocido portal de compras y ventas on line... Así vine a parar a esta coqueta buhardilla, donde me encontré con múltiples objetos antiguos destinados a ser remozados y vueltos a la vida con una belleza nueva; no obstante, aún tuve que esperar turno varios meses para recibir mi propia "terapia de rejuvenecimiento". Y con el inicio de este nuevo año, el momento finalmente llegó...


Claro que para beneficiarme con un look moderno, primero debí despojarme de todas las raídas capas que me habían cubierto en mi vida anterior, y desnudar por completo mis defectos e imperfecciones ante la mirada de la nueva anfitriona. Admito que ello me provocó algo de vergüenza: ¡ya no había manera de ocultar mi verdadera edad!

 
 

Para mi sorpresa la señora no sólo no se decepcionó con ello, sino que por el contrario parecía encantada de que hubiera sobrevivido desde esas épocas de turbulencia y horror hasta este nuevo siglo, cuando llegué a sus manos. Pronto me condujo a un pequeño cuarto de costura (cuántos recuerdos...) donde amorosamente tomó mis medidas y volvió a sonreír con deleite: ¡las dos llevamos el mismo talle! 

Mientras cortaba y cosía con destreza mi nuevo uniforme de trabajo, fue confiándome algunos de sus secretos: me contó que el amor por la costura es una herencia familiar que se remonta a su abuela materna, una modista dedicada y vocacional que se preocupó diligentemente de que sus hijas aprendieran el arte de la aguja, y cómo actualmente la menor de sus nietas -quien jamás llegó a conocerla, aunque nació el mismo día que ella- se ha transformado en una exitosa diseñadora de alta costura, cuyos exquisitos vestidos y tocados de novia, fiesta y madrina pude apreciar publicados en las redes sociales.

Visita el facebook de "Vennia Alta Costura"

Durante las pruebas preliminares me confesó además que a ella también le apasionó desde siempre el diseño y confección de indumentaria, aún cuando por caprichos del destino terminó ejerciendo una profesión bien diferente; y que ahora -promediando su vida-, ha decidido contar con mi modesta colaboración para reencontrarse entre hilos, tijeras y puntillas con ese viejo amor, a través de la altered couture (que suena muy distinguido, pero es lo mismo en mi época llamábamos simplemente reformar, adaptar o "hacer de viejo nuevo"). Pronto nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común: ambas estábamos tratando, a través de este microcosmos de creatividad y belleza, de REINVENTARNOS A NOSOTRAS MISMAS... y entonces supe que llegaríamos a ser muy buenas compañeras de viaje.
 

Por fin, llegó el día del estreno... 


De mi nueva imagen, ¿qué puedo decir? Adoro la forma en que el traje se ajusta a mis curvas, y esas puntillas antiguas con que se decoraron los contornos. También me encanta el tope torneado que engalana mi cuello (¡quién diría que en su vida anterior remataba el barrote de una cortina!) 


El pie y accesorios de madera fueron pintados de blanco radiante y ligeramente desgastados, para darme un toque shabby chic...


Además, sobre mi pecho se estampó con thinner una sugestiva etiqueta en francés (para saber cómo fue hecho, recomiendo visitar el tutorial aquí)...


...y fui obsequiada con un hermoso broche con piedras y puntillas (confeccionado artesanalmente a partir de un prendedor comprado en un puesto callejero).


Pero el toque de gracia lo puso mi nueva amiga, al sugerir sutilmente que esta flamante posición como modelo de "haute couture" amerita la adopción de un nombre igualmente sofisticado: por eso, de aquí en más, me llamaré... AMÉLIE.


En cuanto a mis planes para el futuro, Kassandra opina que muy pronto debutaré en mi primera sesión de fotos, luciendo una pequeña muestra de su actual colección de atuendos de verano "refashioned" (modificados, teñidos y/o confeccionados por ella misma). Pero también hizo un anuncio emocionante: si nos esforzamos y trabajamos juntas, en marzo tendré oportunidad de participar en un maravilloso baile anual junto a docenas de colegas de todo el mundo, gracias a la gentil invitación de Carol en su blog The Polkadot Closet. ¿Se imaginan, viniendo desde un pueblito rural, estar ahora en un famoso baile internacional junto a la flor y nata de Bloglandia? 

Y por si ello no bastara, escuché por ahí en los rincones del cuarto de costura -donde las sábanas antiguas secretean con los manteles de damasco, mientras todos esperan para ser planchados- que se me está considerando seriamente para ser dama de compañía en el boudoir de una Reina Gitana (no tengo idea de qué se tratará ese asunto, pero seguro lo sabré a su debido tiempo...)

Por ahora me despido, aunque nos estaremos viendo muy pronto. ¡Hasta entonces, y gracias por honrarnos con tu visita!

Ah, casi lo olvidaba: esta semana planeo lucirme en...
 
"A Bouquet of Talent" de Life on Lakeshore Drive
"Transformed Tuesday" de PJH Designs
"Transformation Tuesday" de The Ironstone Nest
"Budget Decorating Party" de Creative Cain Cabin
"Blissful Whites Wednesday" de Timewashed

 "Treasure Hunt Thursday" de From my front porch to yours
"Home Sweet Home" de The Charm of Home 
"Shabbilicious Friday" de Shabby Art Boutique
"Be Inspired Friday" de Common Ground
"Feathered Nest Friday" de French Country Cottage
"Frugal Friday" de The Shabby Nest
"Show and tell Friday" de My Romantic Home


13 comentarios:

Lady of the Woods dijo...

A storyteller too LOL. "Amelie" is one of the prettiest dress forms I've ever seen. I'm not too fond of the really tattered and dirty look, and this looks so nice to work with! Love the addition of the "crown" and the french stamp.....so very chic! your adoring, lady

Responder
Kassandra dijo...

My sweet friend, I must confess that at first -when I purchased her in an on-line auction- I intended to dress her with a floral patterned fabric or even with music sheet for decorative purposes only, as many ladies in blogland have done to theirs. But when I realized she was just my size, I understood that besides looking "pretty", she may be also a great help with my sewing projects! So instead I put a piece of wadding on her and then covered it with this neutral canvas, which matches perfectly with any kind of clothes she may wear... And now she´s officialy my dressmaker´s assistant! LOL (what can I say about the "Frenchie" touch? It´s simply ME!)
Thanks for always being there, and we´ll keep in touch.
Blessings,
K.

Responder
Old Time Cindy dijo...

So nice to meet you and Amelie! My Kate and your Amelie could be great friends. Looking forward to you joining our Country Whites Weekend on Feb. 15.
Farmhouse hugs,
Cindy

Kassandra responde:

Thanks for visiting and joining my little blog, promise to be there at your party!
Blessings,
K.

Responder
Peggy~PJH Designs dijo...

Kassandra I love the story and love the dress form. It turned out so pretty. Thanks for linking up at Transformed Tuesday. Hugs, Peggy

Kassandra responde:

Thank you for hosting the party, it´s a great opportunity to meet a lot of very creative ladies! I´m glad to have you visiting too...
Hugs,
K.

Responder
the victorian tailor dijo...

Beautiful!! Love what you did!!

Responder
Kathy Moody dijo...

This is beautiful with a wonderful story, too! I love it. Thank you so much for sharing at A Bouquet of Talent this week. I am so thrilled to have you share with us. Have a wonderful weekend. :)

Kathy @ www.lifeonlakeshoredrive.com

Responder
Sandra dijo...

Well done. Beautiful thanks for the inspiration.
Greetings from Sunny South Africa
Sandra

Responder
Pamela dijo...

Just beautiful!

Responder
Kerryanne @ Shabby Art Boutique dijo...

What a beautiful transformation. Amelie is gorgoeus. Thanks for linking up at Shabbilicious Friday.

Responder
Lucia Sapena dijo...

Ohhh Kassandra¡¡ qué historia más preciosa¡¡ no sabes con qué atención te he leido¡¡ me ha encantado la presentación que has hecho de tu querida Amelie y el proceso de transfromacion que ha tenido....a traves del tiempo y en tus manos....
Un besito

Kassandra responde:

Agradezco tus comentarios, Lucía, aunque temo que Amélie todavía se pone un poco vergonzosa con los elogios... llevamos ya más de un año trabajando juntas, y es la más fiel compañera que jamás hubiera podido encontrar; no te imaginas cuánto nos divertimos combinando prendas e inventando atuendos! Un beso enorme, y nuevamente gracias por pasarte por aquí.
K.

Responder

Publicar un comentario

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background