La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

enero 15, 2015

En sus marcas...

[NOTA: Esta entrada fue posteada originalmente en mi nuevo blog, pero por si a alguna de las numerosas amigas de la buhardilla pudiera interesarle y aún no es seguidora de aquél, decidí repostearla aquí...  No obstante, en adelante todas las entradas que se refieran al proyecto de nuestra casa en la costa se publicarán únicamente en "My House of Belonging"].


"Antes de que una pintora comience una nueva obra, debe realizar una serie de preparativos. Probablemente ha hecho un boceto de la escena que trata de plasmar. Mezcla sus pigmentos para obtener los colores que desea. También prepara el lienzo con una capa de fijador para que los colores se adhieran. Todo ello requiere tiempo
Por supuesto, cuando contemplamos la obra terminada no vemos los preparativos. Sólo percibimos la totalidad de la visión de su autora."
SARAH BAN BREATHNACH

¡Feliz comienzo de año para todas!

Como he comentado en mis visitas a varias de ustedes, técnicamente por aquí estamos de vacaciones; ello implica que permanezcamos gran parte de nuestro tiempo en el ranchito de la playa, lo cual nos permite paliar el intenso calor estival con refrescantes chapuzones en el mar. 

Han pasado casi dos años desde que compramos ese pedacito de terreno en la franja costera, y ya el verano pasado (aún en condiciones muy precarias) supimos disfrutar de su tranquilidad y bello entorno natural. Sin embargo, este año la estadía tiene un tinte diferente: es que, desde que nos hemos propuesto transformarlo a la brevedad en nuestro hogar permanente, no paramos de planificar, hacer cálculos y discutir detalles de cómo será la futura casa...

Pero comencemos la historia por el principio: dónde y cómo es nuestro pequeño refugio. Ubicado literalmente en el borde del mapa de Brasil (como anécdota, durante la última campaña electoral la presidenta Dilma se fotografió en este lugar para demostrar que había llegado hasta el último rincón de su extenso país), el balneario Barra do Chui es el "gemelo tranquilo" de su homónimo en español, que se encuentra del lado uruguayo de la frontera y se caracteriza por su dinámica vida nocturna. Si bien cuenta con un buen número de pobladores estables, es en la época veraniega cuando realmente florece, recibiendo miles de turistas -tanto brasileños como uruguayos, y últimamente no pocos argentinos- que llegan atraídos por su aspecto todavía agreste, su prolija oferta inmobiliaria y sobre todo su amplia y serena playa, que se abre hacia el océano como ofreciéndole un gigantesco abrazo.


Nuestra propiedad se encuentra a unas diez cuadras de la línea costera y a dos de la carretera de acceso al balneario, en una manzana poco poblada y rodeada de bosques de pinos y acacias.

Imágenes: Googlemaps

Se trata de un predio con algo más de 300 metros cuadrados de superficie, ubicado en una esquina (aunque la calle lateral es apenas una senda trazada por los vehículos que circulan) y con una precaria construcción de material consistente en una habitación de 4.30 por 2.10 metros, junto a una más pequeña de 2.70 por 1.30 que supuestamente estaba proyectada como baño. Así la encontramos la primera vez, en abril de 2013:


Y este era el aspecto que ofrecía el interior:


Como pueden apreciar, a priori la "casita" no se veía muy prometedora; carecía de luz eléctrica, agua corriente y hasta de contrapiso. Ello no nos amilanó, sin embargo; tras una concienzuda limpieza y una rudimentaria división de los ambientes con cortinas -instalamos un inodoro químico y una palangana en la parte correspondiente al baño, así como una pequeña cocina a gas, una mesa plegable y unos casilleros de refresco a modo de bancos- nos dispusimos a veranear "onda camping", acarreando agua del pozo de un vecino, cenando a la luz de las velas y pernoctando dentro de una carpa armada en el ambiente más grande (seré muy naturista y todo lo que quieran, pero la perspectiva de compartir cama con arañas, ranas, grillos, hormigas y otros bichitos "autóctonos" que se resisten al desalojo era más de lo que mis nervios podían tolerar...)

Los proyectos que surgieron durante esas largas nochecitas veraniegas fueron muchos: que si aprovechar el extenso terreno para construir cabañas de alquiler, o desarrollar un centro de terapias alternativas, o un atelier de arte, o un local de artesanías y muebles reciclados; incluso consideramos inventar un rústico parador/pizzería, para ofrecer en la temporada turística un rincón pintoresco donde saborear comidas caseras en un ambiente relajado, lejos del bullicio de las calles principales del balenario... Pero la realidad económica de la que les comentaba en el post anterior nos condicionó fuertemente a lo largo de 2014; y para diciembre, apenas habíamos logrado hacer los contrapisos de cemento y conectar los servicios públicos, así como añadir algunos muebles viejos (un sofá cama, sillas y sillones), lo cual si bien mejoró notoriamente la calidad de nuestras estancias en "el ranchito", distaba una enormidad de los sueños iniciales.

Debo señalar en este punto que a pesar de lo primitivo del alojamiento, el sitio cuenta con unos cuantos puntos a favor: su entorno verde proporciona un auténtico relax para la vista y el espíritu...


...la frutería está apenas a unos pasos, siempre bien surtida con productos frescos...


...hay un lavadero de primera categoría (especializado en ropa blanca)...


...y por si eso fuera poco, cuenta con un parque infantil lleno de actividades entretenidas!


Tal vez haya sido este último factor el que nos decidió a "dar el salto" y encarar la posibilidad de transformar nuestra chalet de veraneo en residencia permanente: la felicidad que vemos pintarse en el rostro del Principito cuando se despierta en este pequeño paraíso, lejos de la televisión y la internet pero cerquita de la aventura, la exploración y el descubrimiento continuos...

Avispas construyendo un panal en el marco de nuestra ventana

Claro que, una vez tomada la decisión y comenzados los preparativos, aparecieron un par de inconvenientes menores: por un lado, hubo que solicitar a la municipalidad la correcta delimitación del terreno -que en principio estaba invadiendo parte de la calle lateral- con lo cual resultó que las construcciones existentes se encuentran prácticamente en la línea de la misma; por otro lado, cuando consultamos a un rabdomante de la zona en procura de una corriente subterránea que nos permitiera cavar un pozo artesiano (y así obtener agua potable de mejor calidad), resultó que a pesar de su extensión el predio no cuenta con agua en su subsuelo, y la veta más cercana se encuentra a unos dos metros del límite, pero en el extremo opuesto a donde se hallan las edificaciones actuales. Estos factores, sumados a las limitaciones presupuestales, han provocado que debamos reformular una y otra vez el proyecto constructivo para adaptarlo a nuestras posibilidades, sin resignar completamente ni la estética, ni nuestros principios de sustentabilidad y ecología.

En el tema de materiales, por ejemplo, la discusión ha sido amplia: mi intención inicial era levantar una construcción en piedra, similar a las que aún se ven en zonas rurales de España, Inglaterra y Francia...

Fuente

...o de barro y paja, emulando las primitivas viviendas de nuestros antepasados...

Fuente

...pero la ausencia de tales materiales en la zona costera y los costos prohibitivos que implicaría trasladarlos desde otro lugar, nos hicieron desistir de tales fantasías. Fue entonces que nos decantamos por aplicar un criterio práctico: lo que abunda por aquí y a precios accesibles es la madera (la forestación, lamentablemente, se ha extendido masivamente por estas regiones, invadiendo gran parte de lo que otrora fueron fértiles campos agrícolas), así que comenzamos a explorar el mercado de viviendas en este material. Fue así que dimos con este lindo proyecto, ofrecido en un conocido sitio de compra-venta por Internet:


Ventajas: te venden el kit completo, con todas las piezas cortadas a medida para que la armes según las instrucciones, como si fuera un rompecabezas; la construcción lleva apenas unos días. Desventajas: las dimensiones de los ambientes son reducidas (opción no muy adecuada para gente que tiene antiguos muebles reciclados de los que no se quiere desprender); la empresa que las vende tiene sede en Montevideo, lo cual implica pagar un flete de 400 km que encarece notablemente el costo inicial.

Llegados a esta encrucijada, una tarde "la otra mitad del equipo" sugirió, con aire pensativo:

- ¿Y si compramos la madera y la hacemos nosotros mismos?

Lo miré con una mezcla de admiración y espanto: si bien conozco su experiencia en albañilería tradicional, la construcción en madera le es tan desconocida como la técnica para preparar sushi...

- ¿Qué tan difícil puede ser? -insistió- Resulta que estuve mirando unos videos en internet, y para mí no tiene misterio: es cuestión de medir, cortar y clavar. 

Como todavía no me convencía, nos pusimos a ver juntos los dichosos videos. Y sí, debí admitir que no era tan diferente de lo que hacemos con frecuencia en el taller, sólo que a una escala un poco mayor; con el valor agregado de que por el mismo precio -o menos- podríamos construir una casa de las dimensiones adecuadas a nuestras necesidades. Pero lo que terminó de decidirme fue una venturosa "coincidencia": la persona que se presentó interesada en adquirir el ómnibus que alguna vez pensamos convertir en motorhome trabaja precisamente en el rubro maderero, y nos ofreció permutar nuestro veterano de las rutas por un no menos vetusto jeep Landrover... ¡y pagarnos la diferencia en maderas de construcción! Como se imaginarán, la brujita que vive en mí no pudo menos de interpretarlo como "una señal del destino" y aceptar de buen grado el desafío...

El Principito posa junto a nuestro nuevo compañero de aventuras

Así que en eso estamos justo ahora: diseñando un proyecto propio de cabaña que, siguiendo el modelo básico que tanto nos gustó, se adapte a las características del terreno (tratando de aprovechar algo de lo que hay ya construido), a las medidas y cantidad de madera que obtuvimos del negocio, y a la que podemos conseguir a nivel local dentro de nuestro presupuesto. Pero como ya me extendí mucho más de lo que pretendía en esta etapa de presentación, mejor dejo los detalles de este asunto para la próxima anotación de bitácora... 

¡Que tengan una buena semana, y será hasta otra incursión temporal por la civilización! (léase "retorno a la ciudad y al WiFi")

9 comentarios:

elena dijo...

Kassandra...bello lugar...bello proyecto y ese principito es lo mejor de la entrada jeje!!
Mil besos y estaré atenta a vuestra aventura!!

Responder
ROsina dijo...

Ah bueh..con Jeep y todo venía la cosa! !! Te juro que mientras te leía imaginaba tu casa nueva en el mar!!!hasta blanquita y con una mecedora en el porche. ..que geniales q son con tu marido! !yo no me animaría a hacer una casa ni con palitos de helado! Me agendo el nuevo blog q no me quiero perder detalle!!abrazo!!
Pd:vas a hablar en portuniol? Ji ji ji

Responder
Deba Debahuti dijo...

Ayyy amiga que ilusion¡¡¡ que bonito lugar¡¡¡ y empezar con nuevos proyectos emocionantes¡¡¡ te deseo lo mejor y seguro saldra genial ese hogar vuestro , porque estara hecho con ilusion, creatividad, y con consciencia¡¡¡ no me lo pierdo... jeje besos

Responder
Alicia dijo...

ESTO ME RECUERDA LA CORONILLA ...
TENIA UNA AMIGA UNA CASA Y ME PARECE EL MISMO SITIO.
PRECIOSO LUGAR.
SALUDITOS

Responder
Lady of the Woods dijo...

oh, that is ambitious ..... I do hope between both your brains it works out smoothly. I have always wanted to do such a thing with what materials were locally abundant, and I figured I could the building could be a simple huge rectangle, windows on every side, french doors on two sides one of which leads directly to a greenhouse.....and make it tall......so that lofts can be built inside for sleeping areas....that leaves the bottom floor for open spaces which can be cleverly sectioned off with curtains, screens.....trees, etc.....creativity is the fun part here. The kitchen can be left with open shelving too which is easy to do, and I know you are so very handy with that jigsaw thingy and can make beautiful curved ones.....and fill in the rest with reclaimed, restored, salvaged goods, it will be gorgeous! I know you can do it, I am happy for you!

Responder
Angélica D dijo...

Hola Jassandra querida !! Que lindo lugar y cerca de la costa !! Me encanta Uruguay pero conozco sólo punta del este con sus maravillosas playas ..

Responder
Bety dijo...

In Bulgaria it is raining and cold ... I need the warmth and light of the sun. Your post charge me with comfort and a smile!

Responder
Debbie dijo...

A nice post full of sunshine, and green, and happy ideas. Wonderful photos of sweet faces, as well.
It is so cold here in the north...but life is good.
Debbie
xo

Responder
MARIA DEL CARMEN dijo...

Que bonito lo que cuentas.Es muy emotivo.
Esa casa va a tener magia, como en las casas de cuentos de hadas.
Se nota el cariño y el empeño que tenéis en ese proyecto.
Os deseo mucha felicidad !!!

Responder

Publicar un comentario

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background