La buhardilla de Kassandra

Un santuario donde atesoro mis proyectos decorativos... y algunas otras pequeñas maravillas que enriquecen el Alma

julio 18, 2014

Un marco para los recuerdos...

Suena ligeramente poético, ¿verdad? Pero no, contrariamente a lo que podría imaginarse, no voy a darles lata con ninguna charla almibarada sobre nostalgias del pasado ni nada que se le parezca. Por el contrario, la propuesta de hoy es bien práctica: restaurar molduras faltantes en los marcos antiguos.


¿Recuerdan cuando les conté que tenía en mi garage dos cajones repletos de estos marcos esperando renovación? Bien, a un par de ellos les tocó el turno esta semana... Son los clásicos que solíamos ver en las casas de nuestras abuelas conteniendo las fotos familiares, de madera con molduras de yeso que por lo general se doraban a la hoja para darles mayor realce. A estos dos, idénticos, de buen tamaño y con una textura bastante original, los conseguí en una feria vecinal hace años -por cierto, venían con los retratos de unos graciosos niñitos, los cuales guardé "por si acaso" ya que tienen ese encanto vintage que está tan de moda hoy en día-; y desde el momento mismo en que llegaron a mis manos visualicé exactamente lo que quería hacer con ellos. El único problema era que a uno le faltaban trozos de las molduras en las esquinas... 

Antes de continuar con el relato, aclararé que las fotos del "antes" -que por milagro me había acordado de tomar- desaparecieron misteriosamente de mi cámara al acabársele las baterías, así que sólo podré ilustrar el proceso desde la mitad hasta el final. En fin, el caso es que investigando un poco en Internet, descubrí que existen productos especiales para fabricar moldes (como pueden observar en este blog); pero como no pude conseguirlos donde vivo, apelé a una conocida masilla epoxi -la misma que usamos en casa para sellar los caños que pierden, y que consiste en dos componentes que se amasan hasta lograr una consistencia bien homogénea-.


El procedimiento es muy sencillo: elegí una de las molduras sanas para que me sirviera de modelo, la unté con vaselina en pasta y le apliqué una generosa cantidad de masilla epoxi, la cual dejé secar varias horas hasta que estuvo bien sólida. Al retirarla cuidadosamente, esto fue lo que obtuve:


A continuación simplemente llené el molde con yeso, dejé fraguar y así logré las nuevas molduras para mis marcos, las cuales pegué en los faltantes con cola vinílica de carpintero.

 

Lo siguiente fue pintar enteramente los marcos con látex blanco, y luego aplicar la pátina de barniz acrílico + grafito en polvo, que ya me vieron usar en el cuadro con textura...

 

...y retirar de inmediato el exceso con un paño húmedo. En la imagen siguiente se puede apreciar en detalle cuál es el efecto logrado con la pátina:



Ahora, había llegado el momento de "enmarcar los recuerdos", como adelanté en el título. Tenía por ahí guardada la que fuera mi primera taza de té favorita, encontrada (como no podía ser de otra manera) en la feria de mi barrio, que imitaba bellamente los paisajes campestres pintados en azul tan típicos de la porcelana inglesa Willow.


Resulta que, después de acompañarme fielmente durante varios años, sufrió un par de accidentes que la dejaron bastante maltrecha...


...así que, tras tenerla un tiempo guardada en el cajón de los "porsi", finalmente opté por efectuarle una cirugía radical con la ayuda de otra de mis herramientas irreemplazables: el mini-torno.

 

Con mucho cuidado y paciencia, fui cortando el perfil de la taza con el disco de corte, justo por el borde del asa (mojándola con frecuencia para evitar el recalentamiento; este es un tip básico para cortar o agujerear piezas de porcelana). Una vez separadas las dos partes de la taza, adherí la mitad sana al platillo con pegamento de dos componentes, y este fue el resultado:

 

Ahora, sólo era cuestión de preparar una base para mis cuadros; para ello corté rectángulos de cartón resistente y los forré con tela de lino color azul oscuro (que alguna vez perteneció a una falda), adhiriendo muy bien con dos manos generosas de cola vinílica, que a su vez serviría de protección contra el polvo y la suciedad. 

Una vez lista la base, pegué el combo platillo/taza con el mismo adhesivo de dos componentes para darle mayor fortaleza, y completé la decoración con unas letras pintadas y unos esquineros en esténcil...


Para el cuadro restante, me inspiré en una de las bellas creaciones de mi querida Menchu, de "Un pedacito de Luna":


En mi versión, pinté con spray blanco un juego de cuchara y tenedor de postre también rescatados de la feria, más un viejo cuchillo que encontré tirado en el ranchito de la playa, y los pegué a la base con pistola de silicona; luego repetí la fórmula de letras y esténcil al igual que el otro cuadro, añadí unos moños de puntilla, y estuvo listo...

 
 
Detalle del mango labrado de los cubiertos.

Y así se ven hoy mis tres cuadritos, presidiendo la pared del comedor (no muestro más porque el ambiente completo está en pleno proceso de reconstrucción!)


Como diría María José, de El inventario de MJ, en realidad no sé si este trabajo es frugal o no porque me llevó unos cuantos "ratitos" (no tanto de mano de obra en sí, sino de espera mientras secaba la masilla, el yeso, la pintura, la pátina, el pegamento, etc. etc.); pero sí es verdad que no gasté ni un centavo, ya que todo lo tenía en casa... así que espero que valga igual para participar en una nueva versión de los Findes Frugales!

LAS ESPERO CADA VIERNES!

Y con esto me despido, no sin antes agradecer de todo corazón por los espléndidos comentarios que con tanto cariño me dejan semana a semana; parafraseando a Benedetti, diría simplemente:
"es tan lindo saber que ustedes existen...
una se siente viva!!!"

Bendiciones para todas.
Continuar leyendo...

julio 10, 2014

La reina de la chatarra


Tal vez, al leer el título, algunas blogueras de este lado del océano se acordaron de aquella famosa telenovela brasileña de los noventa protagonizada por Regina Duarte, que se retransmitió con gran éxito en prácticamente toda Latinoamérica... 

Pero no, no es de ella de quien les hablaré hoy, sino de uno de mis frecuentes hallazgos en la basura ajena: esta vez se trata de una vieja cafetera esmaltada que encontré en una esquina, prácticamente sepultada entre un montón de escombros, hierros retorcidos, botellas y desechos varios...


Como pueden ver carece de tapa -la busqué afanosamente por los alrededores sin ningún éxito-, y aunque en buenas condiciones generales, estaba la pobre tan impresentablemente sucia que no tengo una verdadera foto del "ANTES" (para cuando le tomé la primera ya había pasado por un tratamiento intensivo de agua y detergente, y se le había encintado el borde superior y el asa para la posterior sesión de pintura).



Después de recibir varias capas ligeras de spray blanco, cambió sustancialmente de aspecto...


Era ahora el momento del embellecimiento, para lo cual elegí una bonita servilleta conseguida hace poco (me gustó tanto el diseño que compré dos, así que seguramente volverán a verla en algún otro trabajo):

 

Découpage y dos manos de barniz acrílico más tarde, esta nueva Cenicienta estaba lista para el baile de palacio...

 
 
 
 

A decir verdad esta elegante damisela aún no tiene una ubicación definitiva, ya que si bien su destino natural sería la cocina, gracias a su nuevo traje y al fragante ramillete de lavanda (recogido, dicho sea de paso, de las podas que otra vecina arrojó a la calle :D) no desentonaría tampoco como centro de mesa en el comedor. Por el momento, me alegra la vista y el espíritu desde la mesita de desayuno donde disfruto de mi té mañanero...


Con este sencillo tuneo participo una vez más en los Findes Frugales de Marcela, donde cada viernes nos reunimos las frugaleras de aquí, allá y más allá para intercambiar ideas, inspirarnos y divertirnos...

LAS ESPERO CADA VIERNES!

Y como buena amante del AZUL, me uno también a la fiesta que Kathryn gentilmente ofrece a todas quienes deseen mostrar un toque de nuestro color favorito...

http://www.thededicatedhouse.com

...y pasaré por lo de Tammy, donde los sábados es tiempo de compartir...

 Here 

¡Si aún no las conoces, te invito a visitarlas!
Continuar leyendo...

julio 04, 2014

Oda al blue jean

http://hogares-verdes.com/
Fuente

Hasta donde me alcanza la memoria, siempre ha habido un vaquero en mi vida (ahora les dicen jeans, pero en mi época los llamábamos "vaqueros" a secas...)

De pequeña eran los enteritos Far West sanforizados, con cierre delantero y el típico forro escocés que quedaba a la vista al doblar la botamanga -para las menores de 40 o que no estén familiarizadas con el término, el sanforizado era un proceso que le hacían a las telas de algodón para que no encogieran con los lavados-, tan calentitos en el invierno e interminables compañeros de juegos (cuando se rompían en las rodillas, las mamás les cosían rodilleras en colores contrastantes y los seguíamos usando por años!!!)

Después llegaron los LEE, en variedad de tonalidades desde el azul marino hasta el celeste claro, que algunos desgastaban a fuerza de lija para lograr el acabado que hoy llaman "localizado"; más tarde los consagrados LEVI´s con corte de dama, que tan bien calzaban destacando la cintura estrecha que alguna vez supe lucir; y a mediados de los ochenta, una nueva maravilla: los vaqueros strech, que con su agregado de lycra se adherían como una segunda piel permitiéndonos una libertad de movimientos jamás imaginada antes...

Los he tenido rectos, oxford, semi oxford, babuchas, ajustados y muy ajustados; en el clásico denim, pero también en un jean más finito -para el verano- o en corduroy -para el invierno-; azul índigo, negros y de colores (incluso blancos!); rasgados, nevados, localizados, teñidos y desteñidos. Los he usado con calzado deportivo, con botas tejanas, con sandalias y con stilettos; y han sabido acompañar tan bien una remera de florecitas como una camisa de tartán escocesa o una sofisticada blusa de seda...

Debe ser por eso que aun cuando durante los últimos quince o veinte años mi estilo haya ido cambiando paulatinamente del "power suit" al boho chic -como les contaba hace un buen tiempo en otro post-, en mi ropero no pueden faltar nunca los jeans, a los que sigo considerando la prenda más cómoda, versátil y sensual que jamás se haya inventado, y los que uso indistintamente para andar por casa, trabajar en el taller, ir a una audiencia o incluso para una salida "paqueta" (no en vano una de mis referentes más admiradas, Rachel Ashwell, los reivindica como su traje de noche favorito!)

Fuente

¿A qué viene todo esto? Bueno, a que esta semana de lluvia y mucho frío, ante la imposibilidad de trabajar en el taller, opté por emplear mi ocio creativo de una forma inusual: personalizando mis jeans con esténciles.

Lo que usé fueron elementos muy básicos y económicos: pintura de telas color blanco, purpurina plateada...


...plantillas que armé en forma casera calcando un diseño sobre acetato y recortando con una tijerita muy afilada (ay, Lucía Sapena, quién te tuviera de este lado del océano!)...


...y un aplicador de esponja que también me fabriqué forrando con gomaespuma la punta de un pincel taponador (improvisación al mejor estilo de Susana la cordobesa!)

 

...y esa es toda la historia! Ahora mis jeans "de todos los días" se ven así:


Y a decir verdad me entusiasmó tanto el resultado, que de inmediato me puse a trabajar en un proyecto un poco más glamoroso:


(no se lo cuenten a nadie, pero este último jean forma parte de la pequeña colección de "altered couture" que estoy preparando para el lanzamiento de mi tienda virtual, la próxima primavera... por eso sólo les muestro un poquito, a modo de adelanto!)

Y con mis "nuevos" jeans me voy de fiesta a casa de Marce, a divertirme un rato con mis amigas de la pandilla frugalera... ¡Nos vemos prontito, porque esta historia de los jeans aún no termina!

Continuar leyendo...

Regresa pronto!!!

Regresa pronto!!!
Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background Elegant Rose - Working In Background